Implantes Faciales / Implante de Mentón

La cara debe mantener una armonía en sus dimensiones horizontales y verticales. Los implantes faciales se pueden utilizar en aquellas personas que presentan alguna deficiencia, ya sea de piel y grasa, así como del hueso, rompiendo con las dimensiones faciales que son vistas como bellas, exóticas o juveniles.

Los implantes faciales que más se utilizan, son aquellos que dan una mayor proyección al área del mentón.  Originalmente, estos implantes estaban diseñados para dar volumen solamente a esta área.  La manufactura de estos implantes ha evolucionado, y además de definir el mentón, se extiende hacia los lados de una forma gradual, creando un aspecto más natural. Esto es lo que se conoce en inglés como “extended anatomical chin implants”.

Se colocan a través de una pequeña incisión no visible debajo de la barbilla, que permite la exposición necesaria para colocar el implante en un "bolsillo" sobre el hueso.  El implante se puede fijar a los tejidos si es necesario.

Para personas que no necesitan mayor proyección en el frente, pero presentan una deficiencia más hacia los lados del rostro, existen implantes con volumen lateral, conocidos como "prejowl implants”.  Este implante tiene una gran aceptación para ser utilizado junto a procedimientos de levantamiento de cara y cuello.  De igual forma, la colocación de  implantes de mentón se puede combinar con procedimientos de liposucción del cuello o reforzamiento del músculo platismal para crear un ángulo más agudo en el cuello.

La recuperación es rápida, y en alrededor de una semana, la mayor parte de los pacientes pueden regresar a sus labores. Claro está, todo depende si es combinada con otra cirugía.